El valor de la cultura organizacional en las empresas

La gente es sin duda el mayor activo de una empresa. Lo más probable es que, en algún momento de su carrera, ya se haya encontrado con esa frase. Después de todo, son las personas las que planifican y producen los productos y también compran y usan estas soluciones. Pero, ¿el mismo razonamiento es válido hoy para la seguridad de la información, con la Era Digital avanzando rápidamente en las empresas?

La respuesta es sí. No tiene sentido idear estrategias innovadoras sin la participación activa de quienes trabajan en las operaciones cotidianas. No es casualidad que, según investigaciones internacionales, más de la mitad de los casos de robo de datos comiencen con errores humanos, ya sea en el uso de una herramienta incorrectamente o debido a negligencia durante la toma de decisiones.

Esta es exactamente la razón por la que es tan importante que su empresa piense en cómo crear conciencia e involucrar a los equipos en una verdadera cultura orientada a la protección. Todo el mundo forma parte de este esfuerzo para cuidar los datos. En otras palabras, las personas también deben ser el principal activo de su plan de seguridad cibernética.

Esto se explica por dos razones: la primera es que las acciones individuales generan realmente la mayoría de las lagunas y vulnerabilidades de una operación diaria. Imagine, por ejemplo, con qué frecuencia ha dejado su cuenta de Facebook iniciada la sesión o cuántos dispositivos personales están conectados diariamente a la red Wi-Fi de su empresa. Estos descuidos pueden ser factores para una invasión.

La segunda razón para centrarse en establecer una cultura organizacional orientada a la seguridad digital es que los ciberdelincuentes están acechando, esperando estas acciones descuidadas de su equipo. La falta de conocimiento sobre el tema, por ejemplo, puede hacer que los empleados actúen negligentemente con la transferencia de datos. Y no es su culpa: la empresa necesita ofrecer conocimientos para que los empleados sepan que todas sus acciones son importantes para el mantenimiento de la seguridad de la información.

Esto incluye, entre otras cosas, estructuras que ayudan a prevenir y anticipar amenazas, tecnologías que permiten eliminar fuentes dudosas de contenido, herramientas que examinan y eliminan virus o cualquier agente malicioso, así como capacitación que muestra por qué es importante que los empleados actúen activamente para evitar hacer clic en enlaces sospechosos y entender la importancia de mantener el antivirus y las aplicaciones oficiales en orden.

A veces uno necesita demostrar que las personas están en riesgo. Y enseñarles cómo pueden protegerse a sí mismos y ayudar a garantizar la seguridad colectiva. Las investigaciones indican que casi dos tercios de los intentos de fraude provienen de acciones maliciosas de phishing. Saber reconocer los riesgos -que pueden surgir, por ejemplo, en los mensajes y correos electrónicos de WhatsApp – es el primer paso hacia la construcción de un entorno más seguro y orientado a la protección en su conjunto.

Por supuesto, la seguridad de la información en tiempos de hiperconexión es una demanda continua e interminable. Usted nunca estará 100% protegido, pero entender esto puede ser una ventaja real para mantenerse alerta. Construir una cultura organizacional atenta a la seguridad cibernética sin duda incluye esta lección, colocando la protección de datos como una demanda inherente e intrínseca para el avance de la operación.

Este proceso combina formación técnica, capacitación y sensibilización de empleados y proveedores de servicios, y un entorno realmente preparado para mantener la estructura segura. Por lo tanto, la inversión en tecnología, mejores procesos y gestión de datos son cuestiones que también deberían figurar en la lista de prioridades de los dirigentes. Después de todo, estamos hablando de un mercado que sigue evolucionando, para bien y para mal.

Educar e involucrar a los empleados en este propósito y garantizar que todos trabajen de acuerdo con una cultura organizacional más adecuada a los nuevos tiempos son acciones vitales para preparar a las organizaciones en términos de seguridad de la información. Además, ayudará a construir una posición sólida para el futuro.

Proteger los datos de una corporación no es tarea exclusiva de un equipo o líder. La dirección de la empresa necesita preparar una política clara y objetiva, con una combinación de sistemas de alto rendimiento y un equipo consciente de su papel. Sin embargo, el éxito de esta iniciativa dependerá de que se unan todos los esfuerzos con las personas y la tecnología cooperen por el bien de la organización.

Sugestões de leitura